lunes, septiembre 6

La música de moda en Lima (años 30 y 40)

En la Lima de los años 30, mientras se escuchaba la música de Glen Miller, Harry James con su cantante Frank Sinatra, Duke Ellington y tantas otras orquestas, surgió un grupo de compositores en idioma hispano, que logro penetrar en el alma popular también gracias a las orquestas y cantantes de la época.


Entre ellos la orquesta de Luis Alcaraz, la de Americo y sus Caribes, la de Ernesto Lecuona, que después diera lugar a la “Habana Cuban Boys” de Armando Orefiche y la de Perez Prado que apareció a finales de los 40. Un lugar importante también esta etapa la ocupa Agustín Lara, pero escribir de el implicaría mucho más que un articulo.

“La Lira Limeña” o el “Cancionero de Lima”, publicaciones de la época que se vendían como pan caliente, traían en sus páginas éxitos de Guty Cardenas, Maria Grever, Rafael Hernández y Joaquín Pardave (que también fuera actor cinematográfico). Éxitos de Guty Cardenas que interpretaba a Agustín Lara e hizo famosas sus interpretaciones Que lejos estoy, Coconito, Peregrino de Amor.


Temas como Mantelito Blanco de Juan Arvizu, éxitos en una época en donde se destacan de las mujeres más sus gracias que sus atributos, hoy ya no es cuestión de habilidad sino de medidas. Otras celebres composiciones de los 30 tuvieron como protagonista a Rosa Mercedes Ayarza de Morales, compositora de las celebres Malhaya el Amor y Cuando la tortola llora.


Hacia los 40, el dial radial nos traía El Mundo de Buenos Aires, que también tenía un noticiero que sin recortes permitía conocer las noticias de la Segunda Guerra. Tambien se escuchaba La Voz de los Estados Unidos y la BBC de Londres, asi como la DBN de Berlín que tenia un programa musical dedicado a los “jóvenes alemanes”. Como se ve, mayormente escuchábamos emisoras extranjeras, tanto en noticias como musicales.

La mayoría de los bailes y las canciones se caracterizaban por un fondo de tristeza, y las baladas eran del tipo sentimental. En esa época Doris Day popularizó una canción con el que su solo nombre expresaba su sentir: Sentimental Journey.

Con Doris Day comenzaron a destacar Frank Sinatra, que cantaba con la orquesta de Tommy Dorsey, y Tex Beneke con la orquesta de Glen Miller. Igualmente eran muy populares las orquestas de Benny Goodman y Duke Ellington. Exitos también de Dina Shore, Perry Como y las Andrew Sister que cantaban las recordadas canciones Ron y Coca Cola y Shoo-Shoo Baby, que provocaba patinar y hacer piruetas en las pistas de la época.


La música de este tipo se adueño del gusto popular, la música argentina, al igual que sucediera con el “charleston” y el “one stop”, propios de la década del 20, comenzó a ser desplazada y tan solo unos pocos la bailaban. Algunos “avivatos” aprovechando esta situación, conseguían arrebatar su pareja a otros menos avisados para disfrutar mejor la fiesta.

La música peruana y la obra denuestros compositores no se quedo atrás: Pinglo, Espinel, Casas, Laureano Martínez que popularizó en los 40 sus celebres temas Oh Amelia, El Provinciano, Compañera Mía. Sin embargo las orquestas populares de los Hermanos Lamas, la Swing Makers Band de Carlos Noya, asi como la del maestro Alvitez, se dedicaban básicamente a interpretar música americana, aunque también boleros, corridos mexicanos y sambas brasileras. Esos eran los gustos que predominaban en esos años.


Fuente:
Carlos Henriod De los Rios, Recuerdos del Viejo Miraflores, pags 31-34

1 comentarios:

Cesar dijo...

Me acabo de deleitar con la musica de antaño de esa Lima que me vio nacer. Gracias al autor de este trabajo que cumple la noble mision de perennizar el arte y la musica de esa Lima de nuestros padres y abuelos.