jueves, septiembre 16

El Palacete Veneciano: una destrucción absurda

A escasas cuadras de la Plaza Mayor de Lima, en la calle de Polvos Azules, se levantaba una majestuosa mansión propiedad de los condes de la Vega del Ren. Y en la espalda de la mansión hacia el lado que daba al río Rimac, construyo este un palacete, inspiración del Palacio Ducal de Venecia, donde años antes había pasado una temporada, quedando de seguro impresionado por su belleza.

Palacete Veneciano en Lima
Parece que este noble era uno de los hombres mas acaudalados de la Lima de 1800, porque también tenia propiedades al otro lado del río, y de una de ellas hizo perforar un túnel por debajo del cauce del Rimac y que desemboca en una de sus muchas casas que tenia al frente. Este palacete fue una de las mas lujosas residencias de estilo colonial limeño en las postrimerias del siglo XVIII.

Patio principal del Palacete Veneciano
Escaleras interiores hacia la segunda planta
En la calle de al frente, ahora desaparecida por las demoliciones, poseía también, como ya mencionamos, varias casas de menor rango, donde en una de ellas terminaba el túnel. Se supo que en una de estas casas se encontró, escondido en las vigas del techo del piso bajo, una gran cantidad de monedas de oro. Quien hizo este hallazgo, parece que fue un señor de apellido Barbieri, que era propietario, hacia unos cincuenta años, de aquella modesta casa del Rimac, de donde partía el túnel.

Calle de Tambo de Rosarena, desde donde partía el tunel
Aquel afortunado propietario, que disimulaba su secreto con la noticia de un hallazgo minero, no disimuló su agradecimiento para con el pasado que le suministro tanta riqueza, y compró algún tiempo después, una de las hermosas residencias coloniales limeñas, la que fuera de los condes de Villar de la Fuente, situada en la calle Piedra, restaurándola y amueblandola primorosamente, y que fue después sede del Patronato de Lima.

Vista de la casona de los condes de la Vega del Ren, que daba hacia la calle Polvos Azules
Desdichadamente, la noticia del hallazgo se filtró y llego a oídos de algunas autoridades del gobierno militar de los 50, y movidos por un interés mezquino se lanzaron, en la creencia de que había otros tesoros ocultos en la residencia principal y en Palacio Veneciano, e iniciaron una campaña intimidatoria contra el propietario de ambos, descendiente de los antiguos condes de la Vega del Ren, y al no poder convencerlo de que accediera a demoler las dos residencias, procedieron a acusarlo de conspirador contra el régimen y encarcelarlo bajo esta acusación, le decomisaron la residencias y las demolieron, sin encontrar mayormente un nuevo hallazgo, pero si algo de lo que Barbieri no llego a retirar. 


La demolición fue consumada con el pretexto de que se iba a hacer un malecón para la ribera del río. No se hizo y poco tiempo después el solar sirvió como playa de estacionamiento de automóviles y después como mercado de ambulantes, un triste destino sin duda.

Con el pretexto de buscar tapados o tesoros ocultos, cuantas casonas coloniales han sido llenadas de forados y destruidas sin misericordia. Todo por la avaricia mezquina y desmedida de personas que creen que el poder transitorio le da estas licencias. Quien sabe si el día de hoy, aun existiendo este palacete, seria un gran destino turístico, como aun lo es el palacio veneciano que lo inspiró.

Palacio Ducal en Venecia
Fuente:
Manuel Ugarte Elespuru, Lima Incognita, pags. 323-328

9 comentarios:

Anónimo dijo...

En este cementerio, que recuerdo con cariño; mis padres mencionaban como si fuera un lugar de lujo, una tía mía de nombre Aida Hurtado me conto la siguiente historia:
Ella fue como de costumbre a visitar a sus parientes muertos, un fin de semana. Aquel día, salio mas tarde que de costumbre y ya se hacía de noche y el l...ugar se ponía solitario. De pronto, ella ve un hombre dirigirse a ella, y sin pensarlo demasiado, mi tía corrió hacia el hombre y lo abrazó; "Tanto tiempo sin verte Roberto", ella pensó que era un ladrón y fue lo unico que atinó a hacer. El tipo se fue inmediatamente y mi tía nunca supo si era un ladrón o era un espiritu. Si era un ladrón o espirittu, mi tía termino por espantarlo.
Feliz Dia de los muertos!
See More

Anónimo dijo...

Excelente reseña e interesantes revelaciones. Felicitaciones Lima La Única.

Anónimo dijo...

¿En los 50's no estaba Odría? Que raro que haya hecho eso...

Marco Alarcon dijo...

que hay actualmente en ese terreno?

Anónimo dijo...

es una lastima que muchas casonas hayan tenido un triste final, aun existe en barrios altos una casa de la que se dice vivio el virrey Amat o la Perricholi(no recuerdo bien), dicha casa esta en muy mal estado pero todavia conserva algunas de las cosas de lujo, seria bueno difundir mas estos articulos para crear conciencia y asi poder salvar algunas casonas incluyendo esta que esta en barrios altos

Anónimo dijo...

¿Cuál fue el año exacto de su demolición? Me da la impresión haberlo visto de niño. Gracias.

Diego Hinostroza dijo...

Excelente post, lastima que la avaricia y codicia de autoridades acaben así con monumentos casi históricos . Hoy Lima sólo es suciedad ,delincuencia y prostitución .
Solo vivo en esta epoca por mi madre e hijos . Si no ,mil veces hubiera preferido esa época donde todo era distinto a lo actual .

Anónimo dijo...

lo espantó? sería federica la doña?

Anónimo dijo...

Hay personas tomando fotos con cámaras digitales????!!!!