viernes, octubre 8

La Alameda del Tajamar

Se llamaba Tajamar a los malecones y diques construidos para detener las crecidas del Rio Rimac. Aprovechando estos espacios se construyó en 1739 una Alameda que iba paralela al río, conocida como la Alameda del Tajamar o también la Alameda de Las Cabezas.


Durante el gobierno del Virrey Marqués de Villagracia, fue designado el Oidor de Lima D. José de Santiago Concha, Marqués de Casa Concha, superintendente de la obra de construcción de un tajamar en la banda derecha del río, frente al local del matadero de reses (altura del Puente del Ejercito), y que llegaba hasta las inmediaciones del Puente de Piedra y de la antigua calle Camaroneros, que conducía a la Iglesia de Las Cabezas, por eso también tuvo el nombre antes mencionado, y debía impedir que las aguas del río entrasen al barrio de San Lázaro.

Entre la barranca del río y el tajamar quedó un espacio de terreno, que se convirtió, con los desmontes y el estiércol que se arrojaba en él, en un vasto muladar. El marqués proyectó aprovechar aquella extensión de terreno, abonado ya con estiércol, para formar un paseo que sirviera de ornato y desahogo a la ciudad. Esta obra se hizo, efectivamente, el año 1739. Al efecto se plantaron estacas de árboles que debían formar dos calles de 12 varas de ancho cada una (aprox. 10 metros).


Para la conservación de la nueva alameda solicitó Santiago Concha que se la dotase de un riego de agua que se sacaría de la acequia que iba a la Alameda de los Descalzos y que estaba cercana al molino del Marqués de Otero. De esa manera, decía el marqués al virrey, se formaría una hermosa alameda en sitio que antes era una ruina y constituía notorio peligro para el arrabal de San Lázaro. La solicitud del riego de agua fue atendida por el citado virrey. En un documento inédito se dice que el suelo de la alameda se abonó también introduciendo en él perros muertos.


En 1862, Manuel A. Fuentes ya no la menciona entre las Alamedas de Lima, debido al estado ruinoso y descuidado en que se encontraba. Posteriormente se construyo en un sector de esta Alameda un paseo, llamada Alameda Leguia. Actualmente toda esa zona antigua, es la Via de Evitamiento.

Alameda Leguia
Fuentes:
Maria Dolores Muñoz, Naturaleza, Jardín y Ciudad en el Nuevo Mundo, 2001
Juan Bromley, Las Viejas Calles de Lima
Fotos: Foro Lima de Siempre, Skyscrapers

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahora la Via de Evitamiento es horrorosa