domingo, octubre 10

El Monumento a Simón Bolívar

Ubicada en la Plaza que lleva su nombre, también conocida Plaza del Congreso o Plaza de la Inquisición por ubicarse en ella tanto el local del Congreso de la República del Perú como el antiguo local del Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición, en la segunda cuadra de la Avenida Abancay.


La Plaza

La plaza es una de las más antiguas de la ciudad ya que existía desde el siglo XVI. En los primeros años de vida de la ciudad, durante el siglo XVI, existía en ella un estanque de poca profundidad lo que motivó que su primer nombre fuera justamente Plaza del Estanque. Durante el gobierno del Virrey Diego López de Zúñiga y Velasco, Conde de Nieva, se construyó con base en dicho estanque una caja de agua (llamada de la caridad por la iglesia que se construyó durante esos años) como parte de su proyecto de proveer a la ciudad con agua potable. 

Durante el gobierno del Virrey Andrés Hurtado de Mendoza, primer Marqués de Cañete, se dispuso la construcción en su frente oriental de la Casa de mestizas San Juan de la Penitencia. En 1562 se construyó en ese mismo solar la Iglesia y hospital de Santa María de la Caridad. En 1577 se ubicó el local de la Universidad de San Marcos. Esto hizo que a la plaza le correspondieran también los nombres de Plaza de la Caridad y Plaza de la Universidad. Hacía fines del siglo XVI, con la institución en Lima de la Inquisición se denominó Plaza de la Inquisición. 


Durante la época virreinal, la plaza tenía una forma trapezoidal, ensanchándose hacia su frente oriental. En el centro de la misma existía una fuente que tenía origen en la caja de agua que mandó construir el Virrey Conde de Nieva. En medio de la pileta se levantaba una cruz de piedra. En el frente norte de la plaza se encontraba un mercado de abasto. Las fuentes de aquellos años señalaban que la existencia del mercado de abastos ofrecían una vista muy desagradable y descuidada.

En el año 1822, al instalarse el Congreso en el local de la Universidad, se dispuso el traslado del mercado. A partir de ese hecho, la plaza fue rebautizada por Bernardo Monteagudo como Plaza de la Constitución. La plaza estuvo destinada a recordar la figura de don José de San Martín. Sin embargo, el primer Congreso Constituyente le cambió el destino al disponer, el 12 de febrero de 1825, la colocación de un monumento a Simón Bolívar.

El Monumento

En 1825 el Congreso dispuso la construcción de un monumento a Simón Bolívar en esta plaza y ese mismo año se puso la primera piedra de dicho monumento, sin embargo pasaron 30 años hasta que la efigie fuera efectivamente dispuesta en la plaza. En 1853 el Congreso encargó a Bartolomé Herrera, quien era Ministro Plenipotenciario del Perú en Roma que se encargara de mandar la escultura al Perú. Herrera convocó a un concurso para la confección de la estatua y del pedestal. El ganador fue el italiano Adán Tadolini, quien la confeccionó un molde de yeso. Sobre ese molde, un escultor alemán de apellido Müller, superintendente de la fundición de Múnich, se encargó de la fundición de la estatua. El pedestal de mármol fue obra del artista romano Felipe Guacarini. El monumento terminado en 1858, recién llegó al Perú en 1859.


De 4 metros de altura y 23 toneladas de peso, la estatua muestra a Bolívar montado en un caballo encabritado que se sostiene sobre sus patas traseras. El pedestal posee tres gradas. Sobre el lado derecho del pedestal, un alto relieve representa la Batalla de Ayacucho. Sobre el lado izquierdo otro alto relieve representa la Batalla de Junín. En la parte frontal del mismo es encuentra una placa con la inscripción: "A Simón Bolívar, Libertador. La Nación Peruana, año de MDCCCLVIII", la parte de atrás del pedestal muestra el Escudo del Perú.

Fue inaugurada el 9 de Diciembre de 1859, por el Mariscal Ramón Castilla. Todo iba bien en la inauguración hasta que alguien reparó que el escultor olvido ponerle cincha al caballo, lo que por lógica ocasionaría que la montura se deslice cayendo el jinete. Tadolini impactado con esta observación saco su pistola y se disparo un tiro en la sien, muriendo al pie de su obra. Existen replicas de este monumento en Caracas y Nueva York.

Fuentes:
Wikipedia, Plaza Bolivar
Ernesto Ascher, Curiosidades Limeñas, 1974

2 comentarios:

Javier Hernandez dijo...

No existe fuente alguna que refiera que Adamo Tadolini se suicidó. Todas las referencias indican que murió en Roma en 1868 y no en 1859, año de la inauguración de la estatua ecuestre de Bolívar en Lima.

Edmundo Del Aguila Morote dijo...

Bolívar mando arrestar a Castilla, integrante del ejército libertador, cuando éste se negó a cumplir su orden de entregar sus efectivos al teniente coronel Trinidad Moran. Por este incidente se dice que Castilla, siendo presidente de la republica, no es asistiò al
acto de inauguración del monumento. Posteriormente en la primera ocasión en que se dirigía a pie al Congreso de la Republica y al pasar por delante del monumento murmuró " zambo de m....."