viernes, junio 3

El espíritu de la tradición limeña

En 1960 fue inaugurada una casona en la Av. Salaverry 3052, en cuyo interior el dueño, con su propio peculio logró plasmar el espíritu de la tradición limeña. Inaugurada de manera fastuosa en lo que se llamo la "fiesta del Siglo XX", tenia un patio principal que era una replica de la Plaza de Armas de Lima de un siglo antes (1860), donde aun se respiraba y se vivía las antiguas y añejas costumbres y tradiciones que nos dio identidad como ciudad.


El Autor

Fue construida por el Dr. Cesar Revoredo Martínez, fervoroso amante de la tradición, al igual que su esposa Juanita Passara, y era este su hogar, un nido de invaluables reliquias. El Dr. Cesar Revoredo era un prestigioso abogado y un destacado difusor de la tradición limeña y americana. Como escritor, publico sin animo de lucro numerosos libros, todos ellos basados en este apasionante pero olvidado tema. Fundo 32 Patronatos Tradicionalistas en diversas ciudades de América dedicados a la conservación de la tradición de cada ciudad donde estuvo, estrechando los vinculos de fraternidad entre los pùeblos, siendo declarado por este hecho en 1964 "Hombre del Año" por la Alianza Interamericana de Miami, que fundo Jhon F. Kennedy.

Asimismo, como Concejal en la Municipalidad de Lima, fue el gestor de la conmemoración del IV Centenario de la Fundación de Lima en 1935. También los distritos de Breña y Lince se crearon a su iniciativa. Fue impulsor de un proyecto para construir en la cumbre del Cerro San Cristobal, la Basilica a Santa Rosa de Lima, auspiciada en 1630 por los religiosos dominicos.

El Dr. Cesar Revoredo (izquierda) al lado de la Sra. Mercedes Ayarza y Don Luis Alayza Paz Soldan

Nuevamente, en 1969, recorrió Europa, llevando el mensaje de la tradición limeña. En el "Teatro Paris", de la capital de Francia, coloco una placa de bronce en honor de la actriz limeña Micaela Villegas "La Perricholi". También, en el Parque de las Américas, de la Ciudad Luz, organizo un homenaje a Don Ricardo Palma. En Italia y España auspicio y organizo diversos eventos donde se difundió el arte peruano. Este es pues el hombre que hizo posible reunir el espíritu de la tradición limeña en una casa: la Casa de la Tradición.

La Casa

En esta casa parecía que el tiempo se hubiera detenido para conservar con toda su pureza el ayer de nuestra ciudad. Desde su ingreso, que ostentaba una bella portada labrada en piedra y trazada en lineas que revivían el ambiente colonial, se respiraba este aire de tradición. En el atrio de la casa, una glorieta de las evocaciones donde campeaba la efigie de Ricardo Palma junto a estampas del viejo esplendor limense, donde faroles y macizos de flores adornaban el ambiente. La escalinata de doble acceso estaba coronada en su pasamanos por un bronce escultórico de "La Tapada", manifestación legendaria de la Lima Virreynal.


Un vestíbulo enjoyado de estatuas y azulejos sevillanos alumbrado por chorros de luz que descendían de preciosas lamparas y fanales. En el recibidor, una alta cúpula coronaba el ambiente entero, con la policromia y la luz de una linterna bizantina. Sobre una mesa adornada con oros y nácar, estaba un llamado Libro de Oro cuya tapa ostentaba el escudo de Lima, y en las paginas interiores se podía firmar como visitante y plasmar pensamientos acordes con la belleza de este lugar.

Una encantadora y llamativa biblioteca, llena de libros muchos de ellos de ediciones ya agotadas, infolios con las memorias de virreyes y los cabildos. A su costado, una oploteca que exhibía en apretada reunión armas, sables, pistolas y golillas que pertenecieron a gendarmes y filas de pretóricos oficiales peruanos.

El detalle mas imponente de esta obra estuvo en la replica de la Plaza de Armas de 1860. Allí, con mínimo detalle se levanto la blanca y legendaria catedral con su imponente atrio y gigantescas torres; los históricos portales de piedra con sus típicos balcones coloniales; el cabildo limeño, la portada del viejo Palacio; la hermosa pila de figuras fantasmagóricas y niños jugando con cisnes, los ya olvidados postes del alumbrado a gas, las verjas que guarnecían los  jardines, las bancas de mármol, etc. Nada se había olvidado. Incluso allí estaba la casi ignorada cárcel de los Portales, las primeras boticas y la renombrada librería Central. Ademas, estaban pintados 8 murales a manera de perspectiva, de las calles de Arzobispo y Pescaderia, de la calle Palacio y Correo Viejo, de la calle de Mantas y Mercaderes y de las calles de Bodegones y Judíos, que corresponden las esquinas de la Plaza de Armas, obra del pintor peruano Gustavo Vásquez.




Dos lugares dedicados por entero al recuerdo eran: la sala Pancho Fierro, donde se lucían efigies de los mas grandes autores, escritores, poetas y artistas desde el siglo XVIII, ademas claro esta, de las reproducciones las costumbristas acuarelas de Pancho Fierro. Y también, el Comedor, cuyo techo copiaba en sus mínimos detalles el admirable artesonado de la histórica Sala de la Inquisición. Finalmente, en el sotano de la casa, una amplia galería y salón para reuniones y asambleas, adornada con las banderas de todos los países del continente y España donde al autor dedico su cariño por nuestra ciudad e impulso patronatos para la difusión de la tradición de cada uno de estos lugares. esta sala tenia salida independiente a la calle.

La Inauguración

El 18 de enero de 1960, entrego el autor de esta joya tradicionalista su obra a la sociedad. Fue una fiesta de reencuentro de lo mas graneado de los pregoneros de lo antaño. Asimismo, una reunión de la vieja y nueva generación del criollismo. Por la hermosa replica de la Plaza Mayor desfilaron tapadas y caballeros de antaño. Se reunieron los mejores conjuntos criollos y multicolores "cuadrillas" al son de nuestra música de otrora. Desfilaron pregoneros de tamales, zanguito de ñajú, chancaquitas de cancha y maní y frejoles colados. cada hora los serenos cantando la hora correspondiente al viejo estilo que rescatara Palma. Y por supuesto no falto el criollisimo pisco al son de punteo de criollas guitarras y cajón. Y el banquete como no podía ser de otra manera consistió en carapulcra de conejo, ceviche de cojinova, locro de patitas y pepian de choclo. Como postre la mazamorra morada, el arroz con leche y el champus.

Chabuca Granda y Luis Alayza Paz Soldan, la noche de la inauguración

Fueron invitados por el Dr. Revoredo a develar sendas placas y apadrinar balcones y edificios de esta replica de la Plaza de Armas: el Dr. Zacarias Untiveros, representante del Cabildo Metropolitano; el Sr. Luis Alayza y Paz Soldan que descubrio la plaza conmemorativa de esta casa. Tambien don Ricardo Walter Stubbs, el escritor limeño Cesar Miro, el historiador de Lima Don Enrique M. Gamio, el Dr. Bruno Roselli padrino de una replica del balcón de la casa de la Perricholi; el Sr. Eudocio Carrera y el poeta Jose Torres, gestores del recuerdo en sus escritos de las antiguas costumbres y tradiciones, los señores Emilio Hart-Terré y Federico Elguera y el Sr. Manuel Vegas Castillo, Director de Cultura e Historia del Ministerio de Educación.

Su final

Llegamos a la parte triste de esta historia. Solo decir que el "progreso" y la mal llamada modernidad se llevaron para siempre, bajo los golpes de la demolición esta bella casona neo-colonial, en aras de la construcción de un edificio multifamiliar, como muchos en la ciudad que se fueron llevando pedazos de nuestra historia.


Ver:
La Casa de la Tradición
Ultimas fotos de la casa

Fuentes:
Dr. Cesar Revoredo Martínez, El Espíritu de la Cultura Iberoamericana, Lima 1982
Caretas, Una Noble Locura, 25 de enero de 1960

8 comentarios:

C.M.G. dijo...

Tuve ocasión de conocer la "Casa de la Tradición" a fines de los años 60' pues la familia Revoredo permitía visitarla, previa anuencia
telefónica por cierto; también lo permitía la familia De Aliaga respecto a la situada al costado del Palacio de Gobierno. Verdaderas joyas de arquitectura y de interesantes recuerdos de nuestra Lima. Era impresionante y recuerdo que había hasta una calesa de las tiradas por caballos el siglo XIX. Hace un tiempo me preguntaba ¿Qué habría sido de ella? Apena saber que ya no existe, la "modernidad" que dicen.
C.M.G.

Gustavo dijo...

A mi personalmente no me impresiono la Casa de la Tradicion. ¿Donde esta la historia y donde la leyenda? Claro fue construida por iniciativa de un particular (una vision del pasado) y no del estado. Y alli esta una de las diferencias.

Una anecdota: La señora que esta a la extrema izquierda de la foto donde esta el Sr Revoredo con Rosa Mercedes Ayarza es Augusta Palma, hija de Ricardo Palma.

Nancy dijo...

Lamento mucho no haber conocido el interior de esta casa que si bien no ha sido considerada patrimonio histórico sino solo una casa curiosa, me parece que debio ser destinada a algun tipo de actividad cultural que tanto nos hace falta en Lima. Tengo entendido que su propietario la donó a la Municipalidad de San Isidro a condición que se le de un fin cultural, sin embargo se encuentra dentro de la jurisdicción de Magdalena, a la cual no le interesó esta finalidad, es por ello, que los propietarios se vieron obligados a venderla despues de mucho tiempo de mantenerla en mal estado.
Debemos tratar de mantener el patrimonio arquitectónico de nuestra ciudad, pues con tanto edificio, se está perdiendo el encanto de antaño.

Anónimo dijo...

Un grupo de muchachos, bastante jóvenes, fuimos convocados para la inauguración de la Casa.Varios sábados por la tarde ibamos a la casa de la Sra. Revoredo, hermana del Sr.César, en la Av.Agricultura, para ensayar lo que sería nuestra presentación bailando Cuadrilla de Lanceros, primero y Cuadrilla Francesa luego.Para mí esto significó 3 cambios de vestido, ya que también fui elegida para que, con ropa "de la época" que me prestaron de la Institución Cultural Entre Nous,estuviese recorriendo los diversos salones.La familia Zapata,en la casa vecina, eran muy amigos de mi madre y permitieron guardar allí mis vestidos y, pude cambiarme rapidamente allí para mis siguientes actuaciónes. Bellos recuerdos!!!

David Pino dijo...

Bonitos recuerdos, gracias por compartirlo. Saludos

Anónimo dijo...

historia hermosa de nuestra querida Lima,creo que las autoridades no solo deben pensar en la modernidad ,sin no mantener e impulsar la cultura ya que es la única manera de valorar lo nuestro.

Anónimo dijo...

Quedé horrorizado con el destino terrible que hicieron que se demoliera tan magnífica casa perteneciente a un gran defensor de la tradición y cultura en América. Es la manifestación de la barbarie en todo su esplendor.

Sergio Salas Villalobos dijo...

El lugar ahora lo ocupa una Hotel CInco Estrellas: COSTA DEL SOL. Paradójicamente, de capital 10% peruano. COsas de la vida.
Sergio Salas V.