viernes, agosto 27

Antiguos Mercados de Lima

En los tiempos antiguos, el mercado donde se vendian los artículos alimenticios estaba situado en la Plaza Mayor, delante de las puertas de la Catedral. A este mercado se le llamaba El Gato, palabra que nada tiene que ver con nuestro felino amigo, sino se trata de una mala pronunciación de la palabra quechua "katu", que significa trueque o lugar donde se compra y vende. El Padre Cobo, en su "Historia de Lima" habla de la gran muchedumbre de color moreno y negro, que constantemente alborotaba alli, y dice que los domingos y dias festivos se decia una misa desde un balcon de la Catedral para los vendedores que no podian abandonar sus puestos.

 Palacio de Gobierno con los "cajones de Ribera" que eran covachas donde se comercializaba productos
También ya existían en aquellos tiempos, las pequeñas tiendas delante de la fachada de Palacio, llamadas cajones. Asimismo, delante de los portales de la Municipalidad habian puestos en los que se solía poner en subasta ropa usada y utensilios domesticos.

En las primeras decadas de 1800, este mercado fue trasladado a la plaza de San Francisco, delante del convento, después a la Plaza de la Caridad o de la Inquisicion, y finalmente en la decada del cuarenta al claustro del colegio Santo Tomas, era tan grande que los puestos y mercaderia ocupaban cayes adyacentes obstaculizando el trafico. Estos frecuentes cambios demuestran las grandes molestias que causaron los mercados en los mencionados lugares, molestias que aumentaban en a medida que crecia la población.

Rugendas: Mercado en la plaza de la Inquisición

Es por todos estos motivos, que en 1849 el gobierno del presidente Ramón Castilla resolvió construir un mercado en el centro de la ciudad, y adquirio para este fin, mediante expropiacion, una parte del convento de las monjas de la Inmaculada Concepción. El numero de monjas que antes habia sido elevado, habia disminuido considerablemente, por tanto no se utilizaba una gran parte de su espacio y esta cesion parcial no les causaba inconvenientes. En ese sitio el gobierno levantó el mercado que fue entregado mas tarde a la Municipalidad (1859) y que, como recuerdo del lugar en que estaba, se llamó Mercado de la Concepción.

Interior del mercado de la Concepción, hoy conocido como Mercado Ramón Castilla o Mercado Central

Exterior del Mercado de la Concepción o Central

Fue intención de Castilla construir en la ciudad un gran edificio para el mercado de la Concepción, ya se habían trzado los planes para ello y se habian evaluado los costos en 500,000 soles. Sin embargo, antes que se ejecute este proyecto, culminó el gobierno de Castilla, y s scesor, el General Echenique, desestimo la obra por considerarla demasiado costosa. Se presento un nuevo proyecto, que fue aprobado y estas obras fueron terminadas en 1854. Fue mas barato que el anterior proyecto, pero en cambio careció de prestancia arquitectonica.

Alrededor de este mercado se abrieron otros negocios, como cafes y restaurantes, que aunque no eran muy atrayentes se llenaban sin embargo los dias feriados y domingos. Cerca tambien estaba el barrio de los chinos, donde se mezclaban elegantes tiendas de gusto asiatico con otras angostas tienduchas donde el olor a opio era muy fuerte.

Ademas de este mercado principal, habia en zonas alejadas del centro, otros mercados, tambien techados, mas pequeños, donde se vendia carne, pescados, verduras y frutas. En estos los articulos eran de calidad inferior y por tanto mas baratos. Uno de estos mercados estuvo ubicado en el Rimac y se llamaba Plaza del Baratillo, otro se ubicaba delante de la iglesia de la Recoleta (Plaza Francia), era el mas limpio, aunque tambien el mas pequeño.

Construcción del mercado de La Aurora

Finalmente, habia un tercero, establecido en un jardín, que antiguamente se llamaba jardin de la Aurora, cuyos propietarios arrendaron una parte a la Municipalidad. Este jardín contenia dos curiosidades de la epoca: un pino de Norfolk, de gran altura y belleza, uno de los primeros plantados en Perú y que para la fecha de la construccion de este mercado ya tenia cerca de 60 años. Tambien, una Buganvilia, enredadera que cubria la entrada y se extendia sobre las casas vecinas, y que por sus magnificas flores rojas, atraia la atención desde lejos. Estos eran los mercados antiguos de la ciudad en el siglo XIX.

Fuente:
Ernst Wilhelm Middendorf, El Perú, vol. I, pags. 404-410

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente articulo.

Wilson dijo...

Es muy gratificante leer estos artículos que nos ilustran lo que fue nuestra Lima del ayer y que la mayoria de los que se creen limeños no lo quieren por que no lo conocen.Nuestro ilustre Porra Barrenechea dijo esta sabia frase:
!Lima,quien no te ama es por que no te conoce! y esa es nuestra triste realidad

Jonathan Yaranga dijo...

en que año se construyó el mercado la aurora?

David Pino dijo...

El mercado la Aurora fue inaugurado en 1905.