viernes, mayo 6

La importancia de Nuestro Patrimonio

Los objetos, lugares, monumentos, tradiciones, costumbres, creencias, música y danza que componen entre otros nuestro patrimonio cultural, tienen un valor especial, ya que son testimonios y herencia de nuestros antepasados, que nos permiten conocer nuestras raíces y las experiencias que nos ayudan a desarrollarnos mejor en el presente y el futuro.


Nuestro patrimonio cultural esta en riesgo continuo. Somos nosotros quienes tenemos que velar para que este valioso legado no se pierda y podamos transmitirlo a nuestros descendientes. Por eso es sumamente importante que comprendamos su fragilidad y el hecho que son bienes no renovables, nos compromete a todos en la tarea de preservarlos para el futuro.

Nuestro patrimonio cultural esta conformado por bienes culturales de distinta categoría:

Patrimonio material inmueble

Son los bienes culturales que no pueden trasladarse. Abarca tanto los sitios arqueológicos y las edificaciones coloniales y republicanas. Estos bienes están expuestos a las fuerzas de la naturaleza, al deterioro y a la destrucción, intencional o no, por acción humana.

Patrimonio material mueble

Incluye todos los bienes culturales que pueden trasladarse de un lugar a otro, es decir, objetos que conforman el arte popular, pinturas, cerámica, orfebrería, mobiliario, esculturas, monedas, libros, documentos y textiles, entre otros.

Patrimonio inmaterial

La música, la danza, los ritos, las tradiciones orales, las costumbres, la medicina tradicional, las leyendas, la cocina típica, son tal vez los bienes patrimoniales más frágiles, precisamente porque una de sus características primordiales es que se transmiten por vía oral o a través de demostraciones prácticas. Gran parte de este patrimonio se basa en la sabiduría y experiencia de personas mayores, que transmiten sus conocimientos de generación en generación; sin embargo, cuando los jóvenes abandonan sus comunidades, las oportunidades de transmitirse estos saberes disminuyen a tal punto que pueden desaparecer. Además, la modernización mal entendida puede llevar a desechar buena parte de este patrimonio, tachándolo de obsoleto o poco importante.


¿Cómo proteger nuestro patrimonio?
  • Toda autoridad local debe incorporar el principio de protección de patrimonio cultural dentro de sus políticas de planificación del desarrollo.
  • Tanto autoridades como instituciones locales deben tener presente que en nuestro país contamos con la Ley Nº 28296, Ley General del Patrimonio Cultural de la Nación y su Reglamento, que regulan el tema del patrimonio cultural de manera especifica.
  • Los planes de expansión urbana y en general todo plan de utilización de suelos, deben tener en cuenta la protección de sitios y monumentos tanto arqueológicos como históricos.
  • Para el tendido de líneas de transmisión eléctrica, redes de agua y desagüe, construcción de pistas y carreteras y otras obras de infraestructura donde se sospecha o es tangible la presencia de restos arqueológicos o históricos, es necesario contar con una evaluación bajo la supervisión del Ministerio de Cultura.
  • En el caso de que las obras impliquen un posible daño o deterioro de un sitio arqueológico o histórico, será necesario tomar las previsiones adecuadas para el cambio del trazado o de la zonificación del trabajo a efectuar. ¿Vale la pena realizar el trabajo? ¿Qué beneficios traerá a la comunidad? ¿Qué verán los visitantes si la construcción ha demolido gran parte de los restos históricos?
  • Ninguna institución, estatal o privada, puede proceder a la modificación de un sitio o monumento integrante del patrimonio cultural sin la autorización y supervisión del INC. Los ciudadanos pueden y deben denunciar ante la Policía Nacional, la Fiscalía de la Nación, la Defensoría del Pueblo y ante el propio Ministerio de Cultura cualquier intento de destrucción, pues están defendiendo lo que es suyo y les pertenece por derecho propio.
  • Cualquier permiso que se otorgue a empresas o industrias y cuyas actividades puedan implicar daños o perjuicios para la protección del patrimonio cultural de la localidad, debe presentar un plan definiendo las medidas de protección que se tomaran. Toda actividad que haya resultado o resulte perjudicial se paralizara hasta encontrar una alternativa segura, que no afecte los bienes culturales.
  • Todo lo anteriormente citado, se aplica a sitios arqueológicos y bienes históricos, tanto muebles como inmuebles. La ley existe, hay un Ministerio de Cultura y autoridades que están en la obligación de hacer cumplir esta ley. Esta en nosotros el participar activamente para que nuestra historia y su legado no desaparezca.
Fuente:
De huaqueros, ladrones sacrílegos y otras amenazas contra el patrimonio cultural, Lima: Instituto Nacional de Cultura, 2007

3 comentarios:

Antonio Polo y La Borda dijo...

Muy bueno

ep dijo...

Que bueno que de manera simple la información importante llegue a más gente.
Saludos, ep

faridy dijo...

ME GUSTA ,APARTE QUE LIMA LA ANTIGUA ME DA MUCHOS RECUERDOS DE MIS ABUELOS CUANDO ME CONTABAN CON GRAN ALEGRIAS DE SUS PASEOS EN COCHES A CABALLO O EN TRAMBIA DISFRUTABA TODO ESO DE SUS DIAS DE CARNAVAL QUE EPOCAS AQUELLAS