viernes, agosto 1

La Feria de La Victoria

Ahora que muchos limeños hablan del regreso de una tradicional Feria que durante muchos años nos llenó de recuerdos y emociones, como es la Feria del Hogar, deseo compartir con ustedes la historia de otra Feria, que en su momento también llenó de entusiasmo a un distrito limeño, y que fue precisamente la ventana del progreso, el avance y el orden que esta zona de Lima quería dar al resto de la nación: La Feria de La Victoria. 


El distrito de La Victoria, fundada por ley dada el 2 de febrero de 1920, fue desde antaño más conocida por sus tugurios y población obrera muchas veces relacionada a hechos delictivos. Sin embargo, para el año 1960 era el distrito más poblado, más extenso y más rico de Lima, gracias a su progresista Cámara de Comercio. Estadísticas de aquel año indicaban que sus 250,000 habitantes movían diariamente 30 millones de soles a través de 26 agencias bancarias, 12,500 establecimientos comerciales, 23 salas de cine y 3 coliseos. El promedio mensual de espectadores era de 800 mil, lo cual convertían a La Victoria en un distrito independiente. 

Su plano urbanístico trazado de manera proyectada desde los años 30 era excepcional. Con avenidas anchas y rectas no había problemas de tránsito, a pesar de que allí tenían sus oficinas 64 agencias de transporte y que la “población flotantes” estaba por las 30,000 personas. Su situación era estratégica, vecina del mismo Centro de Lima y por donde cruzaban las carreteras troncales que comunican con el Norte, Centro y Sur del país. Además, de sus 1,200 hectáreas, solo 450 se hallaban urbanizadas y pobladas.

Plaza Manco Capac, años 50

Como vemos, la situación de este distrito limeño era expectante. Pero el tema de la seguridad continuaba siendo algo pendiente. Las noticias de crímenes y la crónica roja competían con las noticias positivas que se daban de esta zona de Lima. Ante la apatía gubernamental por poner orden en este sentido, vecinos honorables de La Victoria decidieron crear una “Liga de Bien Público” a base de más de 70 instituciones comerciales, industriales, educativas y religiosas. Se iniciaron campañas de limpieza y de activación, verdaderas cruzadas, que trascendieron en ayuda efectiva por parte de la policía y de la prensa capitalina. 

Finalmente, en 1959 la Cámara de Comercio de La Victoria presidida aquel entonces por el Sr. Carlos Luis Caamaño, fundado de dicha Cámara, del Rotary Club de La Victoria y de la Liga del Bien Público, concibió la idea de realizar una feria para obtener los fondos necesarios para realizar las siguientes obras: un cuartel de policía dotado de autos patrulleros, una escuela artesanal y campos deportivos para educar y amparar a los numerosos niños desamparados que pululan en el Mercado Mayorista y a quienes se les conocía por el triste apelativo de “pájaros fruteros”. En la zona existía solo un campo deportivo, pero que su propietario, el Comité Central de Deportes lo mantenía inexplicablemente cerrado y tapiado. Tal como hoy, se pensó acertadamente que la mejor forma de combatir al hampa era luchando contra los factores que la incuban.


Organización de los pabellones: 1) entrada; 2) stands de industriales y comerciantes; 3) exhibicion de automoviles; 4) torre de las Empresas Electricas; 5) restaurantes y cafeterias; 6) teatro al aire libre; 7) stands de provincias; 8) stands de Ministerios; 9) campo infantil y de distracciones, y 10) la "montaña rusa".


En un terreno de 90,000 m2 se levantaron estructuras vistosas y que causaron la admiración general, más si se tiene en cuenta que realizada por ciudadanos que querían mejorar su comunidad. Logrado solo por los victorianos, sin el aporte y ni siquiera el auspicio de las más conocidas sociedades y corporaciones nacionales de entonces, solo el Gobierno vino a apoyar ya en la parte final del proyecto. Los industriales y comerciantes victorianos aportaron un millón y medio de soles en materiales de construcción y además estos materiales dejarían otras obras ya concluidas. El parque del propio terreno de la feria era en realidad una cancha de futbol reglamentaria cuyo plan original fue que quedase para ser usada por la comunidad. La Concha acústica del teatro de la Feria seria trasladada a un parque e instalada allí para siempre; las instalaciones eléctricas servirían para el cuartel de policía, etc. 

Con 500 stands de exhibición de industrias, comercia, últimos modelos de automóviles, ministerios y artesanía, con un teatro al aire libre capaz de acomodar a 30,000 personas, con los juegos mecánicos y una monumental montaña rusa, con un concurso de belleza -que fue ganado por la señorita Nonoy Miró Quesada, candidata de Lima-, esta Feria de La Victoria realizada el año 1960 en la avenida México, fue el exitoso resultado del esfuerzo de unos vecinos y líderes cívicos deseosos de mejorar su comunidad.

Nonoy Miró Quesada

Fuente: Revista Caretas, año 1960.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

CURIOSO RELATO LA DE LOS PAJAROS FRUTEROS JAJAJAJAJAJA HAY TANTA HISTORIA EN UN LUGAR TAN EMBLEMATICO COMO EL DISATRITO DE LA VICTORIA FALTO INCLUIR QUE LA GRAN MAYORIA DE LA COLONIAL NIPONA HABITABA ALLI NO SE CON EXACTITUD SI ES QUE AUN CONTINUA SU DESCENDENCIA PERO LO QUE ES REAL QUE LA RICA VICKY HA SIDO UN DISTRITO PUJANTE FUERA DE SUS PROBLEMAS DE PROGRESO.

Gustavo von Bischoffshausen dijo...

Una feria planificada como tal localmente. Un mercado mayorista que se quedo y anquilosó. El centro de un futuro Gamarra. Y una delincuencia crónica. Sede de uno de los equipos emblemáticos limeños (peruanos) Alianza Lima. Que vergel. ..

Julio Parco. dijo...

Hola amigos de Lima la Unica:

Muy importantes el aporte de lo que era la Lima, ilustra y aporta para la cultura del conocimiento.

Sugiero amigos, abordar el barrio de 5 Esquinas en los Barrios Altos, allí esta la casa de Felipe Pinglo, Julio C. Tello el padre de la arqueología peruana.Saludos. www.wgerminal.blogspot.com

Julio Parco. dijo...

Muy ilustrativo el aporte de Lima la Unica.
Sugiero una visita al barrio de 5 Esquinas, Barrios Altos. Allí están la casa del bardo Felipe Pinglo y Julio C. Tello el padre de la arqueología peruana.
saludos.
www.wgerminal.blogspot.com

Elena dijo...

Amigos de Lima la Unica, gracias por el relato de la Primera Feria en la Víctoria, y sobre todo la historia y el progreso de este mi distrito que cada día va progresando y yendo a la modernidad.

Anónimo dijo...

No hay fotos?

Unknown dijo...

muy interesante no conocia ese aspecto de la historia del distrito de La Victoria. muchas gracias
clara

Anónimo dijo...

Balconcillo, Vivian bastantes japoneses