viernes, agosto 30

Fotos Históricas: La Plazuela del Teatro, Eugene Courret, 1872

Cuantas veces nos hemos sentado a revisar las viejas fotos guardadas en un cajón o álbumes de recuerdos. Toda nuestra vida pasa por nuestras manos en instantes, las fotos de cada cumpleaños de nuestra niñez, el primer día de clases, la primera bicicleta, la graduación de la secundaria, nuestro matrimonio, el entierro de los abuelos, el viaje soñado, etc. Cada familia tiene guardado el registro fotográfico de sus historias. Con nuestra ciudad sucede lo mismo.

Muchas veces miramos asombrados como era la Lima de antaño, siempre pensaremos que era mejor, más limpia, la gente más educada, etc. Pero no siempre fue así. Sin embargo en nuestra mente están grabadas las frases “todo tiempo pasado fue mejor” o “recordar es volver a vivir”. Pero solo las vemos nos admiramos de cómo cambio nuestra ciudad y pasamos a otra cosa, pero esa foto también nos cuenta una historia, lo mismo que nuestras fotos personales. La ciudad cambio si, pero en el proceso cambiaron muchas cosas mas, como nuestra manera de pensar, nuestras costumbres, nuestros gustos y por supuesto nuestra historia.
Recrear la ciudad a partir de una foto. Ese es el objetivo, y en cada edición de esta revista analizaremos minuciosamente cada imagen antigua de nuestra ciudad que pase por nuestras manos, para de esta manera no solo sorprendernos al ver los cambios o añorar la “Lima de antaño”, sino –y mas importante aun-, entender el modo de pensar de nuestros antepasados a partir de la historia de la ciudad en sus fotografías.


PORTAL DE SAN AGUSTIN Y LA PLAZUELA DEL TEATRO – 1872
Foto: Eugene Courret
Archivo: Library of Congress USA

Es solo una calle, la cuadra 2 del actual jirón Huancavelica en el Centro Histórico de Lima. Para la fecha de la foto se llamaba calle Siete de Septiembre y en algunos planos aparece con el nombre de calle Plazuela del Teatro. Pero su nombre más antiguo –desde inicios del siglo XVII- fue calle de las Comedias, por ubicarse aquí desde 1614 el segundo Corral de Comedias de la ciudad, construido frente a la portería falsa del Convento de San Agustín. Este local con muchas reconstrucciones llega hasta nuestros días como el Teatro Segura.

En 1822, don José de San Martín pidió a los padres agustinos su colaboración para dar realce al Teatro mediante la donación de terreno para la ampliación de la calle de tal modo que se formase una Plazuela. Unos meses después, el presidente Torre Tagle mando adornar esta plazuela para que sirviera de paseo publico y le puso el nombre de Siete de Septiembre que es la fecha en que Don José de San Martín desembarco en la Bahía de Paracas con su Expedición Libertadora y también la fecha del abandono de Lima de las fuerzas españolas al mando de Canterac.

Pero el aspecto de esta Plazuela que vemos en la foto llega desde el año 1846 cuando unos comerciantes de apellido Barreda y Rodrigo construyeron el Portal de San Agustín. Al año siguiente se inaugura allí mismo el Hotel del Universo cuyo letrero vemos coronando el frontón triangular de la parte alta, que además lleva una esfera arriba y dos figuras mitológicas a los lados, siendo uno de ellos el dios Mercurio símbolo del comercio y la economía, imagen bastante usada en la arquitectura comercial por aquellos años.


Hotel Universo (Foto: "Rays of sunlight from South America", 1863)

Existiría este hotel hasta los últimos años del siglo XIX pues Ernesto Ascher –un recolector de curiosidades e historias urbanas de Lima- lo menciona como uno de los hoteles “de combate”. Menciona que era común ver las calesas que paraban frente a el y descender damas muy cubiertas y caballeros con el sombrero bastante caído sobre el rostro buscando algún pecaminoso anonimato, con esto nos da entender como terminó este hotel, que fue uno de los mas importantes de Lima según las guías comerciales de la segunda mitad del siglo XIX.

En el primer piso del Portal de San Agustín se encontraban algunos variados negocios, como restaurantes y cafés, de mucho éxito de seguro por las funciones del Teatro Principal y el público que este atraía. También estuvo en esos portales el local de la Bomba France, que unos años después de la fecha de esta foto –en 1889- hizo una fastuosa celebración por el centenario de la Toma de la Bastilla, en la que se hicieron presentes todos los vecinos inmigrantes de esta nación europea en Lima en esta Plazuela para una fiesta general y la quema de un castillo de 15 metros de altura con la forma de la Torre de Eiffel. Muchos años después cuando los portales fueron demolidos, la Bomba France no consiguió un local pronto y guardaban sus cosas en uno de los claustros del Convento de San Agustín, que después fue usado como patio del colegio que hubo allí, y llamado por este motivo “el patio de la Bomba”.

Como mencione líneas arriba estos portales fueron demolidos, este triste suceso urbanístico fue el año 1961. Un proyecto de modernización de la zona contemplo la construcción de los nuevos portales que vemos en la actualidad –sin gracia ni estilo- y dos edificios de 10 pisos cada uno, en las esquinas con Jr. Caylloma y otro en Jr. Camana respectivamente. Esto último no sucedió.

En esta Plazuela se colocó en 1822 la primera piedra para la proyectada estatua a San Martín, pero esta nunca se hizo. También hubo proyecto para colocar estatua a don Pedro de Olavide, vecino de la ciudad que según la historia contribuyo grandemente en la reconstrucción del teatro después del terrible terremoto de 1746. Otro proyecto que no se realizo, sin embargo en la actualidad podemos ver en esta plazuela una estatua en honor al escritor Cesar Vallejo.

Fue esta Plazuela escenario también de una página violenta en nuestra pequeña historia limeña. En 1895 se desarrollo una terrible guerra civil entre los seguidores de Nicolás de Piérola conocido como las “montoneras” y apoyados por un grueso de la población contra el gobierno de Andrés Avelino Cáceres “el Brujo de los Andes”, que no lograba llevar un buen gobierno causando el descontento de la población que quería un cambio. Pues esta plazuela fue tomada por Piérola quien la convirtió en su cuartel general antes de tomar la Plaza de Armas y Palacio de Gobierno, y es que los combates se libraban calle por calle sin tregua. La edición especial del diario El Comercio de esa fecha daba cuenta de dos mil muertos regados en las calles de Lima y esto traía la preocupación de las pestes que se originarían, entonces intervino un representante del Vaticano para pedir un par de días de tregua para poder enterrar a los muertos. En estas horas decisivas las conversaciones entre ambos bandos prosperaron desde esta Plazuela marcho triunfante Piérola a la toma pacifica del Palacio de Gobierno pues Cáceres había aceptado irse y dejar el poder.


Plazuela del Teatro tomado por Pierolistas, 1895

Sin embargo el combate había dejado consecuencias en la infraestructura de los edificios aledaños. Además de haberse levantado todo el adoquinado de la pista  de esta Plazuela para hacer barricadas, certeros disparos desde este lugar a la única torre de la iglesia de San Agustín –que vemos al extremo izquierdo de la foto- ocasiono daños en su estructura y por lo cual tuvo que ser demolida un tiempo después, dejando a esta iglesia de bella portada barroca sin torre, como se ve en la actualidad.

Y ya que hablamos de torres y miradores altos, podemos apreciar en la foto, al lado derecho de la hoy desaparecida torre de San Agustín la gran cúpula de la iglesia y una parte de su alto crucero y altar mayor, también hoy desaparecidos. Al extremo derecho las torres de la iglesia conventual de San Pedro de la orden jesuita y al lado izquierdo un mirador, de la Casona de Riva Agüero que tampoco ya no existe. Hoy si nos ubicáramos desde la altura desde donde se tomo esta foto, solo veríamos edificios y con un poco de suerte las torres de la iglesia de San Pedro –que tampoco son las mismas, puesto que tuvieron remodelaciones y restauraciones en los años siguientes-.

Han pasado 141 años desde que el francés Eugene Courret tomo esta fotografía y sin duda la vista ha cambiado. Los actuales portales de concreto de la Plazuela del Teatro solo albergan en su mayoría negocios de óptica, quizá un par de restaurantes que venden menús a los trabajadores de imprentas que han llenado las calles aledañas. El Teatro Segura que guarda una larga tradición de teatros en América por estar ubicado donde se construyo el segundo local del Corral de Comedias –el primero fue cerca al Convento de Santo Domingo- hoy esta cerrado y aparentemente en restauración. Asimismo será imposible ver en medio del caótico tráfico en el que a veces se sumerge esta vía céntrica, a una mula tratando de encontrar algo que comer en medio del reseco suelo como se ve en esta antigua foto.

¿Todo tiempo pasado fue mejor?, o ¿recordar es volver a vivir? No lo se, pero esta foto es una ventana en el tiempo, que en medio de su simpleza nos cuenta historias que es importante saber para conocer y querer a nuestra ciudad. Hasta la próxima foto.

David Pino
limalaunica@live.com

1 comentarios:

Gustavo von Bischoffshausen dijo...

La destruccion de los portales de la Plaza le quitaron todo el encanto que tenia como espacio publico tradicional. Muchos teatros de America Latina tienen espacios mas grandes al frente desde donde se ve la entrada de la burguesia al teatro. No es el caso del actual Teatro Municipal (antiguo Teatro Forero.