domingo, agosto 19

Norka Rouskaya "profana" nuestro Cementerio (1917)


Fue el gran escandalo de aquel año. Diarios y revistas destacaron el suceso. Mucho tiempo despues, los protagonistas del incidente aun eran señalados por ello, como inconscientes, bohemios o, en todo caso, "palomillas".


¿Que habia sucedido para suscitar semejante reacción? Pues que la bailarina suiza Norka Rouskaya, imitando a Isadora Duncan, que habia danzado en el cementerio Pere Lachaise de París, hixo lo propio en nuestro Presbitero Maestro.

Intervencion policial, arrestos, congresistas exaltados, sesudos editoriales fueron algunas de las reacciones luego de tan inusitado evento. Todo ello por un hecho que, seguramente, hoy pasaría inadvertido.

Asi sucedió: poco despues de las ocho y media de la noche, varios jovenes, entre los cuales estaban conspicuos miembros del grupo Colonida, se presentaron en la casa de Pedro Garcia Yrigoyen, miembro de la Sociedad de Beneficencia Publica de Lima.

Ellos solicitaron que se les diera permiso para hacer una visita al cementerio junto con la bailarina, ya que esta debía irse al extranjero al dia siguiente y queria llevarse algunas impresiones de esa visita. Garcia Irigoyen se negó en un principio, pero la insistencia de los jovenes y sus argumentos lo convencieron.

El funcionario, sin embargo, antes de tomar una decision, llamo al administrador del cementerio, Valega, quien le informó que el grupo habia acudido previamente a solictarle el permiso que el les habia indicado que soamente Garcia Irigoyen podia darlo. Convinieron en que Valega los acompañaria en su incursion nocturna.

Y si fue. Aproximadamente a la una de la madrugada, el grupo ingresaba por la puerta principal del cementerio. Luego de dar unas vueltas por el lugar, se colocaron el avenida principal, donde un violinista contratado para la ocasión, de apellido Cáceres, desenfundo su violín.

Los participantes encendieron velas mientras hacia su aparición Norka Rouskaya, quien se despojó de sus vestiduras y se quedo con una malla y cubierta por una tunica gris. Alli, entre las tumbas y bajo una tenue luz, la Rouskaya empezó a moverse al compás de la Danza Fúnebre de Chopin. El administrador protesto airadamente y, luego de una fuerte discusión, logro detener la danza.

Sin embargo, al día siguiente la noticia corrió rauda por todo Lima y llegó hasta la casa del Prefecto. Este, presuroso, acudió al lugar y cito a su despacho, para el dia siguiente, a los que no habían podido huir del lugar.

Norka Rouskaya con J.C. Mariategui, Abraham Valdelomar, entre otros. (Foto: flickr.com)

Jose Carlos Mariategui, Cesar Falcón, Juan Vargas Gamarra y Kuis Emilio León, junto con el violinista, la Rouskaya y la madre de esta, llegaron -uno a uno- a rendir sus manifestaciones alrededor de las once de la mañana.

La Rouskaya dijo que no habia pensado en profanar el lugar, pero que en ese momento se inspiro y bailo, solo un minuto y con unos cuantos movimientos. Añadió que habia logrado conmover incluso a los sepultureros. Sostuvo, también, que ello era producto de un alto espíritu artístico y que no hubo intención de profanar el cementerio.

Se le notaba nerviosa y preocupada. No era para menos. Algunos políticos pedían su cabeza. Incluso hubo el rumor de que la iglesia se preparaba para "bendecir" el lugar profanado. Pero al final todo fue superado y la Rouskaya emprendió su viaje de regreso.

Sucede que ni las leyes penales ni las canónicas le impedían su baile. Segun la ley canónica, los cementerios resultan profanados solamente por actos en los que se produce derramamiento de sangre o acciones inmorales. Y la ley penal señalaba lo mismo.

Marcha Fúnebre de Chopin:


Fuente: 
El Siglo XX de El Comercio. 1910-1919. Plaza & Janés Editores S.A. Edición de Perú, 2000

6 comentarios:

sagfre dijo...

antes habia leido esta historia sin embargo decia que era una bailarina rusa. Entodo caso parece que el baile no duro mucho. Yo imaginaba que el baile se completo y duro toda la pieza musical de chopin. Saludos Muy bueno el blog,
Wilder Leyva

David Pino dijo...

Gracias Wilder. Realmente la nacionalidad de Norka Rouskaya también se convierte en todo un tema de investigación: la fuente de este articulo, una edición de El Comercio de aquel año, recogido en una publicación de este mismo grupo editorial reseña que era suiza. Lo mas difundido y relativamente aceptado es que era rusa. En publicaciones españolas, como el diario ABC, al reseñar sus actuaciones en Madrid, mencionan que era polaca y también suizo-argentina (no mencionan su origen ruso). Finalmente, también se dice que tenia origen italiano.. Saludos!

David Pino dijo...

La Gazzeta del Saltillo (Mexico) dice:
"A pesar de sus apellidos, Norka Rouskaya era de origen suizo argentino, aunque no falta quien
asegure que tenía ancestros italianos. La notable bailarina y violinista había llegado a Lima a mediados de octubre, acompañada
de su madre, Mercedes Franciscus, alojándose en el conocido Hotel Maury de la capital peruana, para abrir su temporada en el Teatro Municipal el sábado 20 de octubre."

Mel dijo...

Hoy ya no podría catalogarse como algo que nos ocasione algún perjuicio ni mucho menos. Creo mas bien que sería lindo ver a una notable bailarina clásica en el Presbítero Maestro, con las notas de la Marcha Fúnebre de Chopin...sería muy emotivo.

sagfre dijo...

muy buena información david, interesante para conocer un poco mas acerca de aquella hsitoria que siemrpe me imapcto mucho y me trataba de imaginar como hubise sido ver esa danza a la luz de las velas en el Presbitero Maestro. Saludos

chapliniana dijo...

Lindo artículo, aunque la foto con Mariátegui y compañía es de la bailarina española-británica Tórtola Valencia, no de Norka Rouskaya.