viernes, agosto 26

La Muralla del Callao

Debido a su calidad como puerto principal de las colonias, era blanco permanente de ataques de piratas y corsarios. Por este motivo, a mediados del siglo XVII se construyó una muralla para fortificar el puerto y protegerla de posibles ataques.


A principios del siglo XVII, el Virrey Príncipe de Esquilache inició las obras de fortificación del puerto, que fueron continuadas por el Marques de Guadalcázar, mandando fundir cañones y culebrinas, construyéndose siete baterías y sus parapetos, obras que se extendían desde la desembocadura del Rímac al Norte hasta la Punta, cubriendo una distancia de legua y media. El acoso y los ataques no cesaron en el territorio colonial hispano. En 1624 Jacobo Hermite al mando de una escuadra holandesa compuesta de 11 navíos, armados con 294 cañones y mas de 1600 hombres de desembarque arribaron a las costas del Callao, con el fin de tomar el puerto y la ciudad de Lima.

El virrey Marques de Mancera ante estos hechos y luego del infructuoso ataque de Enrique Clerck a Valdivia, decidió amurallar este puerto y el del Callao. Construidas según dibujo de Juan de Espinosa en 1641, las murallas del Callao consideraron un conjunto de baluartes poligonales y muros escarpados. La construcción de la misma no fue tarea fácil, se suscitaron muchos problemas, el costo se iba cubriendo, pero la población ya se iba cansando de los impuestos, siendo los primeros en protestar las ordenes religiosas.

Callao, Arnoldus Montanus, 1671
La muralla del Callao tuvo 15,300 pies de circunvalación, catorce pies de alto en algunos sectores, y en otros veintidós; dieciséis pies de grosor y en la base veinte. Con nueve pies de profundidad y cimientos de piedra (El pie es una unidad de medida que equivale a 30.48 cm aprox.). De los dieciséis pies de grosor, ocho y medio eran de mampostería y siete y medio de terraplén con cornisa de piedra, trabada de contrafuertes gruesos de tres pies. Se contaba con cinco plataformas de ángulos obtusos y figuras de baluarte capaces de albergar a diez piezas de artillería cada uno. Trabajaron en esta obra tres maestros, seis sobre estantes y cuatrocientos sesenta peones, durante dieciocho meses incluyendo días festivos, menos los domingos.

Los nombres de sus baluartes eran los siguientes: San Miguel, San Ignacio, Santa Cruz de Buena Vista, Santa Catalina, Santiago, San Juan, Santo Domingo, San Felipe, San Luis y San Lorenzo, el terreno interior fue de cascajo y no tuvo foso, se establecieron dos puertas, en el baluarte "Santiago" se hizo la puerta a Lima y otra para el embarcadero de las naves, tuvo aspecto de una ciudadela.


Construidas en torno a un centro urbano en buena medida consolidado, la Plaza del Callao acogía diversas funciones: portuarias, militares, residenciales, administrativas. El centro del recinto amurallado se abría al mar, donde se encontraba la casa del Virrey, del Gobernador y la Parroquia, formando una plaza con frente al litoral, donde se localizaba un bastión. Incluía además cinco conventos de religiosos: dominicos, franciscanos, agustinos, mercedarios, jesuitas y los betlehemitas que atendían el Hospital San Juan de Dios. El cuerpo de guardia y la sala de armas se localizaban en torno a la residencia virreinal. Incluía además los almacenes de comerciantes franceses que tenían autorización, así como los establecimientos de comerciantes españoles que negociaban con mercancías llevadas de México, Chile y el interior del virreinato peruano. La actividad esencial, el comercio, propiciaba un paisaje urbano esencialmente mercantil, donde destacaban las grandes bodegas que almacenaban los productos que abastecían la ciudad de Los Reyes: trigo, sebos, caldos de vinos y aguardientes; jarcias, maderas, fierro, estaño, cobre, ente otros.

En 1655 se produjo un terremoto de regular intensidad, que ocasiono varios daños en las obras de defensa del puerto, ademas, perjudico las iglesias y demás edificaciones.

El fin de la muralla del Callao

Esta edificación, conjuntamente con las demás construcciones, fue destruida, mas por los ataques de piratas y fuerzas enemigas, por el descuido y la falta de mantenimiento que requerían sus estructuras. Lo cual tiene su punto máximo en el desastre ocasionado por el maremoto del 28 de octubre de 1746, en que el mar se salió sobre el Callao, destruyendo a su paso cuanta edificación encontró en su camino. El mar había penetrado sobre una extensión de 5 Km. al interior del Callao. La segunda ola fue tan grande que arremetió las vetustas murallas y las sobrepaso, quedando en pie solo algunos fragmentos de las murallas, las puertas principales y parte de algunas torres de sus Iglesias. Con este desastre, el Callao perdió virtualmente la totalidad de su población, sobreviviendo solamente 200 de los 5000 habitantes que se estimaba tenía el Puerto, en su mayor parte pescadores y marineros.

Fortaleza del Real Felipe
El proyecto de reconstrucción tanto de Lima como del Callao tras este sismo de 1746, fue encomendado a Luis Godin, astrónomo y matemático que vino a América con la Expedición de La Condamine al Ecuador y a la sazón, Catedrático de Matemáticas de la Universidad de Lima y Cosmógrafo Mayor del Reino. A diferencia de Lima, donde no se llegó a ejecutar el plan de Godin, que proponía la destrucción de sus  murallas y la construcción de una ciudadela en un nuevo paraje, en el Callao el contexto era favorable para una reformulación del espacio litoral y la ejecución de proyectos de nueva planta, en tanto su destrucción fue total, pudiéndose implementar fácilmente las propuesta de las autoridades.

Teniendo como marco estos objetivos, se edificaron la Ciudadela del Real Felipe, bajo diseño de Godin y Amich, que hasta hoy existe y podemos visitar. Los edificios públicos y administrativos se reubicaron en un nuevo asentamiento, llamado San Fernando de Bellavista.

Fortaleza del Real Felipe, 1970
Fortaleza del Real Felipe, hoy

Fuentes:
Arq. Isaac D. Sáenz, FORTIFICACIÓN Y PROCESO URBANO EN EL PUERTO DEL CALLAO. 1641-1824
Luis Enrique Sifuentes De la Cruz, LAS MURALLAS DE LIMA EN EL PROCESO HISTÓRICO DEL PERÚ

6 comentarios:

Augusto dijo...

Felicitaciones, por el rigor histórico y acusioso del trabajo.

OMAR RAFAEL dijo...

pero...entonces...¿no queda nada de las murallas originales?

Julio Parco dijo...

Muy importante el blog, sobre todo para tener conocimiento de hechos, sitios y actos históricos. Particularmente, me da referencias para un trabajo orientado a Lima andina.

RCieza dijo...

Maravillosa información sobre nuestra Lima de antes.Un medio invalorable de investigación.No solo educa sino que también entretiene. Felicitaciones Amigos.

Isaac D. Sáenz (Lima-Perú, 1971) dijo...

Se felicita por el trabajo de recopilación, pero se agradecería citar fuentes y poner entre comillas el trabajo de otro autor. Se podría haber citado la copia literal de mi trabajo "Imaginaciones urbanísticas y proceso reconstructivo en Lima y Callao (1746-1761)", publicado en la Revista Imágenes, UNAM, México, 2007, o este otro: Eventos sísmicos e intervención urbana en Lima tardo virreinal, LIMA CAP, Año 1, Nº 5, Septiembre - Octubre 2007, pp. 34-39. Y la imagen del Callao de mi blog Crónicas Cartográficas. Gracias. Igual tu blog es de mi estima. Mayor rigor solamente.
Artículos todos en: http://arquitectura.academia.edu/IsaacDSaenz/Papers

David Pino dijo...

Gracias por su sugerencia Arq. Saenz. Consigne su autoria al final del articulo, donde dice "Fuentes", pero en lo sucesivo lo haré después del texto insertado. Saludos.