jueves, abril 7

1991: Lima, Patrimonio Cultural de la Humanidad

La Oficina de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) decidió en la década del '70 hacer un registro de todas aquellas obras -humanas o de la naturaleza- que por sus excepcionales méritos artísticos o belleza natural debían ser protegidas y preservadas, denominándolas como Patrimonio Cultural -o Natural- de la Humanidad.


Desde aquella época la UNESCO calificó como tales a los centros históricos de 61 ciudades y a 312 monumentos arquitectónicos, sitios arqueológicos y parques naturales.

En América Latina seleccionó a las ciudades de México, La Habana, Santo Domingo, Cartagena de Indias, Quito y Cusco.

Además, en el Perú, al Convento de San Francisco de Lima, como monumento aislado, Machu Picchu, Chan Chan y Chavín, como sitios arqueológicos, y los parques nacionales del Manú y del Huascarán. Posteriormente se agregó las Líneas de Nazca y el Río Abiseo (Pajatén) como patrimonio mixto: natural y arqueológico.


El Centro Histórico de Lima, la capital española de Sud América durante dos siglos, que encerraba el más grande conjunto de obras con valor histórico, cultural y artístico del continente, extrañamente había quedado al margen de esa calificación. Es decir, la ciudad desde la cual se había regido el destino de todos los pueblos entre Nicaragua y el Cabo de Hornos, y que fue cuna del barroco hispanoamericano y madre de todas las "escuelas" regionales, no figuraba en el registro y es que, sencillamente, nadie había gestionado su nominación.

En 1989, el Patronato de Lima, al comprobar esta anomalía, convocó a representantes del Instituto Nacional de Cultura, de la Municipalidad de Lima Metropolitana y de los medios de comunicación para comunicarles la decisión de su Consejo Directivo de realizar las acciones necesarias para lograr la nominación del Centro Histórico de Lima como Patrimonio Cultural de la Humanidad.



EL ENCARGO

En esa época el Comité Ejecutivo del Patronato estaba integrado por Eduardo Arrarte, presidente, Augusto Elmore, vicepresidente, Gonzalo de Aliaga, tesorero y los directivos David Griffith, Jorge Salmón y el Arq. Juan Günther.

A los pocos días, el Patronato encomendó a Günther, su Director de Proyectos, determinar aproximadamente el área de la ciudad que podría ser nominada. Esa misión, consistente en hacer planos con la ubicación de los monumentos más importantes, fotografías de sus calles, plazas, iglesias y casonas, así como una reseña histórica de su evolución urbana, se realizó con la colaboración de la Arq. Elba Vargas, entonces del INC. Después, con copias de ese material, Günther fue enviado a París para presentarlas a la UNESCO y recabar los requisitos para confeccionar la solicitud.

Estos trámites se facilitaron gracias a la diligente colaboración del embajador peruano ante UNESCO, el fallecido escritor Julio Ramón Ribeyro. Después se contó con el entusiasta apoyo del entonces embajador en Francia, Dr. Hugo Palma.

Acto seguido el Patronato pidió a la Oficina Catastral de la Municipalidad copias de los planos del Centro Histórico.



En base a esa documentación y con la ayuda de la Universidad Nacional de Ingeniería y de su rector Arq. Javier Sota Nadal, y la colaboración de los arquitectos Carlos Williams y Víctor Pimentel, se pudo cumplir con los requisitos básicos de la UNESCO.

Günther tuvo a su cargo la dirección y coordinación de estas tareas, y los bachilleres de arquitectura Cecilia Li Caipen, David Cerpa y César Cornejo dibujaron y contribuyeron a la presentación de los planos, mapas, grabados y fotografías requeridos.

El expediente final, consistente en un anillado de 350 páginas y una carpeta, pesó 9 kilos y fue traducido al inglés por María del Carmen Pizarro de González Vigil.

En noviembre de 1990, Arrarte y Günther viajaron a París para hacer la presentación preliminar.

Los funcionarios de la UNESCO indicaron que, si bien se habían demostrado los méritos de Lima para integrar la lista del Patrimonio Cultural de la Humanidad, había que elaborar un reglamento que asegurase la preservación. Asimismo, explicaron que era imprescindible que el propio Estado Peruano hiciese la solicitud formal a la UNESCO, con participación de la Municipalidad de Lima.

Para cumplir con estos requerimientos el Patronato contrató los servicios del Arq. Santiago Agurto Calvo para dirigir un equipo de 42 profesionales -entre ingenieros, arquitectos y abogados- y éste trazó un reglamento de protección de monumentos y ambientes.

Colaboraron en esta importante tarea el INC, el ministerio de Vivienda y Construcciones, la Beneficencia de Lima, la Universidad Nacional de Ingeniería y los Colegios de Arquitectos e Ingenieros, aportando el trabajo de sus profesionales. Asimismo, se contó con la ayuda técnica de arquitectos e ingenieros de la Municipalidad de Lima.

El reglamento fue elaborado por el Arq. Agurto y su equipo, trabajando en el local del Patronato en jornadas de 12 horas diarias durante dos meses, para poder cumplir con entregarlo en París con suficiente antelación a la reunión de la UNESCO fijada para inicios de diciembre de 1991.

Para revisar este reglamento, que en su oportunidad fuera aprobado y suscrito por el alcalde de Lima y por el director del INC, el Concejo Municipal creó una comisión revisora que lo aprobó casi tres años después, el 18 de agosto de 1994.

Este documento, que fue una de las condiciones planteadas por la UNESCO, debe constituir la base para la recuperación del Centro Histórico. Contravenirlo sería ignorar compromisos adquiridos y, por último, perder el registro.

Una vez traducido el reglamento al inglés y terminada la documentación final se elaboraron 9 juegos de copias para ser entregados a la UNESCO, al ministerio de Relaciones Exteriores, a la Municipalidad y al INC, quedando el Patronato en posesión de dos, de los cuales uno está depositado en su Centro de Investigaciones y Estudios.


ASUNTO FORMAL

Para cumplir con la segunda condición de la UNESCO el Patronato invitó al director del INC y al alcalde de Lima Metropolitana a París, sede de esa institución, para que, en conjunto con el presidente del Patronato, hiciesen entrega oficial de la solicitud.

En este proceso, el Arq. José Correa Orbegozo, presidente del ICOMOS (International Council of Monuments and Sites) del Perú, fue un valioso apoyo.

Finalmente, la mañana del 13 de diciembre de 1991 la UNESCO reconoció por unanimidad al Centro Histórico de Lima como Patrimonio Cultural de la Humanidad, estando presentes el director del INC, Dr. Pedro Gjurinovic, el representante de la Municipalidad de Lima, Arq. Enrique Espinoza, y el presidente del Patronato de Lima, Sr. Eduardo Arrarte.

Desde esa memorable fecha el Patronato de Lima viene reclamando al Gobierno Central y a las autoridades municipales que se inicie un proceso serio e irrevocable en favor de la limpieza, el ornato, la destugurización y, como resultado de todo ello, la puesta en valor y plena recuperación del Centro Histórico de Lima.

Fuente:
Caretas Nº 1444, Patronato de Lima, Hace 5 años, el Centro Histórico de Lima fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad. 12 de Diciembre de 1996

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola. Me llamo Peter. Esta mal la denominacion. segun la arquitecta valladolid, que gestiono ante la unesco este galardon, nos dice que el nombre correcto es "patrimonio mundial".
yo fui parte del proyecto museo metropolitano y hay me entere. saludos

David Pino dijo...

Hola Peter, gracias por tu comentario. Saludos!

jose_reu_1984 dijo...

hola soy de Guatemala y fui a lima hace unos años y quiero regresar porque creo que es una de las ciudades mas belles de latinoamerica.... amo a lima. y lima me ama a mi...
ATTE. Jose Calixto

HEYSEN dijo...

muy bueno tu blog, lo leí por completo y también los comentarios: me puedes decir el nombre completa de la arquitecta Valladolid ... estaré muy agradecido
EXITOS

Albert dijo...

David, deberías retirar el comentario anterior.

Federico Arrarte III dijo...

Nuestra tarea ahora es difundir el esfuerzo hecho por muchos para obtener el reconocimiento de la ciudad de Lima como patrimonio cultural de la humanidad.D. Eduardo Arrarte Salame fue quien generosamente apoyo este proyecto en gran parte. Espero ver su biografía y sus hechos a través de Lima Tours y otros en Lima la Única. Gracias. Atentamente Federico.