lunes, mayo 2

El episodio del Dos de Mayo visto desde los relieves de su monumento en Lima

El Monumento en homenaje al Dos de Mayo fue inaugurado en Lima el 29 de julio de 1874. Obra del escultor Leon Cugnot y el arquitecto Edmon Guillaume, fue escogido en un concurso donde se presentaron otros 35 modelos en yeso, siendo elegida el número 21 (según la orden numérica de presentación de proyectos). Los detalles de este monumento son impresionantes. En este articulo veremos como se narra el combate del 2 de Mayo de 1866 en solo una parte de este monumento: sus relieves.


El primer relieve del monumento, comenzando por la derecha, nos muestra los preparativos para la defensa del Callao. Los principales personajes de la defensa: Gálvez, Prado, Pardo, Quimper; los ingenieros Malinovski, Borda, Arancibia, están allí, más o menos aproximadamente representados tal como lo permite el tamaño del relieve y esta clase de escultura. El pueblo trabaja con picos y azadones en los terraplenes de las baterías: un jinete montado, de poncho, circunscribe y localiza el episodio.

Primer relieve alegórico (Foto: David Pino)

El segundo representa la torre de La Merced y el principio del combate. En lo alto de ella, y de pie, con actitud llena de arranque, espada en mano, da Gálvez la voz de ¡fuego!. Uno acaba de sacar el atacador, otro acerca la mecha, y Cornelio Borda dirige la puntería. Abajo de la fortaleza, se ve la escena de un herido que expira ayudado por un padre de la Buenamuerte, y luego, rápidos bosquejos de ambulancieros y bomberos conduciendo los heridos en camillas.

Segundo relieve alegórico (Foto: David Pino)

En el tercer relieve figura el contralmirante Mendez Nuñez, herido a bordo de la Numancia. Admirablemente destacada esta una mitad de la poderosa nave blindada. Los detalles náuticos de este relieve son primorosos y reales.

Tercer relieve alegórico (Foto: David Pino)

El cuarto relieve nos pinta las averías sufridas por la Villa de Madrid y la Berenguela, vistas en la bahía desde la playa. La flota de navíos españoles se aleja rumbo a la Isla San Lorenzo mientras nuestros bravos hombres celebran.

Cuarto relieve alegórico (Foto: David Pino)

El quinto relieve nos presenta otra escena marítima en la derrota de la escuadra y en la persecución que la hace la flotilla peruana. Se recogen restos de las naves españolas destruidas como un estandarte y un palo mayor. La gloria alada sobrevuela entregándonos las palmas y las coronas de la victoria.

Quinto relieve alegórico (Foto: David Pino)

Estos dos episodios, en la parte del mar, no alcanzan a tener la vida y la acentuación de los tres primeros: el tema no se presentaba para bajos-relieves; pero, fuerza era incorporarlos, porque su recuerdo era uno de los aspectos principales del asunto y el orgullo patriótico. Cabe indicar también, que después del tercer relieve descrito aquí, hay uno donde figuran los nombres de los patriotas caídos en este combate en las distintas baterías y torres preparadas.

Finalmente, después de haber dado vuelta al monumento, nos encontramos el sexto relieve, Admirable como dibujo de bronce, y dificilísimo para la concepción y representación del sitio. Se trata de la entrada triunfal de las tropas en Lima, en la Plaza Mayor. La vista se ha tomado desde el Portal de Botoneros, cerca de la esquina de Bodegones (actual esquina del jirón Carabaya): allí se ha encuadrado la Plaza hasta donde era posible, y en torno de sus ángulos se desarrolla el ejército, pasando frente a la Municipalidad y saludando al coronel Prado. En el lado más bajo y cercano al espectador, la multitud apiñada ve pasar a los heroicos vencedores llevando como trofeos de guerra el palo mayor de una de las embarcaciones españolas, y en este se ha acentuado el color local: una india sentada tiene ollas delante, un bizcochero y un muchacho subido a un farol, son rasgos que lo expresan tan bien como graciosamente. Este relieve es delicadísimo, y primorosamente trabajado, e imita el estilo antiguo florentino.

Sexto relieve alegórico (Foto: David Pino)

Esta sección del monumento termina, o empieza, según como lo veamos, con una frase importante, que como oración patriótica deberíamos repetir todos los días: "La Patria reconocida ha elevado este Monumento para Memoria y Ejemplo de las generaciones venideras".

(Foto: David Pino)

Fuente: 
Diario El Comercio, 30 de julio de 1874

1 comentarios:

namor33 dijo...

Muy interesante reseña. Y pensar que uno pasa por allí por motivo de trabajo y no hay tiempo para detenerse y observar con detenimiento.