martes, marzo 3

Lima y los 400 años del Descubrimiento de América


Al igual que en muchas ciudades de Latinoamérica, en Lima también se hicieron preparativos para celebrar el 400 aniversario del Descubrimiento de América en octubre del año 1892. Esto estaba completamente justificado porque en el pensamiento del siglo XIX Colón era el símbolo del progreso, el que trajo la civilización y la fe cristiana a estas tierras. Por ese motivo el 12 de octubre de 1892 fue declarado por el Gobierno como Día de Fiesta Nacional.


Desde la víspera -11 de octubre-, se notaba mucha expectativa en nuestra ciudad. A las 6 pm de este día se encendieron los focos artísticos que iluminaban las fachadas de edificios públicos de Lima. Desde las 8 pm había festivales musicales animados por las bandas del Ejército. El aspecto de la Plaza de Armas denotaba un ambiente de fiesta, todo el cuadrilátero exterior de la plaza se encontraba lleno de mesas de “noche buena” (las vísperas de las fiestas patrias o de la navidad se llamaba noche buena y en la Plaza se colocaban vivanderas que vendían diferentes potajes y también vendedores de todo tipo), donde se vendían butifarras, juguetes, dulces nacionales, bebidas extranjeras y criollas, y estaban rodeadas de multitud de personas, que casi ya era imposible caminar con holgura, lo mismo que por los portales y las calles que rodean la Plaza principal de Lima.

A las 10 de la noche inicio el espectáculo de fuegos artificiales con castillos que simulaban fortalezas, y cuando este hubo finalizado muchos se quedaron en la Plaza y otros empezaron a retirarse a los clubes y restaurantes cercanos donde se habían organizado excelentes cenas y veladas. Algunos se dirigieron al Salón Estrasburgo donde se había organizado un concierto y la prensa de la época menciona que se calculó en dos mil personas la asistencia. Otros se dirigieron al Teatro Principal donde se presentaba una obra llamada “La Agonía de Colón”. La mayoría encontró agradable dirigirse a los locales de los distintos clubes y sociedades que se ubicaban en los portales. El Casino Español y el Club Francés cuyos balcones daban a la Plaza se encontraban decorados con banderolas y letreros con alegorías a la magna fecha. Lo mismo ocurría con el Club Suizo y el Club de la Unión, el Club italiano Patatrac que tenía su sede en los altos del Estrasburgo estaba decorado “a la veneciana”. La calle Bodegones con el hotel Maury y el almacén de Sivori estaban iluminados con luces de gas.

El día central -12 de octubre-, empezó con disparos de salvas de saludo en el Callao. Hubo también un desfile Militar desde las 10 am en la Plaza de Armas. Al mediodía asistieron a la misa del Te-Deum en la Catedral de Lima, el Presidente de la Republica y todos los altos empleados de ministerios e instituciones de gobierno, A las 3 pm inicio la Procesión Cívica desde la Plaza de Armas por el Jirón de la Unión hasta el Monumento a Colón que estaba ubicado en la antigua Plazuela de la Exposición (hoy Paseo de los Héroes Navales). Una vistosa formación del ejército a lo largo de todo este trayecto separaba el espacio central de las calles por donde pasaría la procesión cívica de los miles de curiosos ya instalados en las veredas.

Participaron en esta desfile cívico las bandas de música del ejército, los escolares de los distintos colegios de la ciudad, los empleados de la Municipalidad, los miembros de las Compañías de Bomberos -que además habían levantado vistosos arcos triunfales cada tramo de la ruta-, los miembros de las distintas sociedades extranjeras afincadas en Lima, etc. Las calles de este recorrido eran un verdadero bosque de guirnaldas, banderas, flores, tapices de diversos colores, gallardetes, etc.

Como se indicó anteriormente, se levantaron diversos arcos triunfales a lo largo del recorrido de la procesión cívica. Uno estaba en la calle de Baquijano (c. 7 del Jirón de la Unión) y era de la compañía de Bomberos “France”. El siguiente estaba en la Plazuela de San Juan de Dios (actual Plaza San Martin, frente al actual Hotel Bolívar), de la compañía de Bomberos “Lima”. En la Plazuela de la Micheo (actual Plaza San Martín, frente al Club Nacional) otro arco de la compañía “Salvadora Lima”. En la Plazuela de Belén, el de la compañía “Salvadora Iberia” que fue diferente a las demás, pues era el palo mayor de una embarcación con las velas recogidas; y finalmente en la Plaza de la Exposición, que también se llamó Plaza de Colon, un arco levantado por la compañía de Bomberos “Roma”.



Describiré el aspecto de este último arco -cuyas fotos acompañan el presente artículo- levantado por los bomberos de la “Roma”. Obra de la sección de escalas de la mencionada compañía, a cargo del señor Matellini, tenía una altura en su zona media de 26 metros. Era una especie de triple portada. La parte superior del cuerpo central estaba coronada por un semi-circulo, y las laterales por frontones triangulares, donde se habían colocado banderas de Perú, España e Italia. Estaba forrado de tela roja y banca y adornado con festones de hojas y flores, asimismo banderas y gallardetes de distintos colores. También emblemas y escudos que representan las ciudades italianas, como por ejemplo Roma, Génova, Palermo, Milán, Trieste, Livorno, Venecia, Parma, Niza, Cagliari, Pisa, etc.

También había tres grandes círculos en donde se hallaban pintados al fresco los principales episodios de la vida de Colón. Este arco presentaba un bellísimo aspecto, lo que denotaba el cuidado y buen gusto de sus realizadores. En el monumento a Colón, se colocó una placa que decía “El Honorable Concejo Provincial en representación del pueblo de Lima conmemora el 4º Centenario del descubrimiento de América. Octubre 12 de MDCCCXCII”





Finalizado todo el programa, la procesión regreso por el jirón Carabaya, donde poco a poco se fue dispersando. Así pasó nuestra ciudad, una fecha que consideraron muy importante en aquellos años. El monumento a Colón luego sería trasladado dos veces más, hasta encontrar su actual lugar en el Paseo que lleva su nombre. Hasta mediados del siglo XX se hacían ceremonias cada 12 de octubre recordando esta fecha importante -por muchos motivos, positivos para algunos, negativos para otros- para nuestra historia.

Fuente:
“Fiestas Cívicas en Celebración del 4º Centenario del Descubrimiento de América organizadas por el Honorable Consejo Provincial de Lima”
Imprenta Torres Aguirre, Mercaderes 150 - Lima, 1892.