jueves, septiembre 15

Las corridas de toros

Desde el 30 de enero de 1766, Acho fue usado como Plaza de toros. Sin embargo, las corridas mas importantes se siguieron realizando en la Plaza Mayor. La ultima corrida fue en 1816 para celebrar el arribo del Virrey Pezuela, muy aficionado a los toros.

Hubo casos, según Juan Bromley, en que se mataron hasta 35 toros en una sola corrida. Ello era posible por lo simple de la faena, que solo consistía en la muerte del toro.

Las corridas se realizaban los lunes, ya que la Iglesia se había quejado que los fieles dejaban de ir a misa por asistir a los toros. Este día, el coso se llenaba desde la mañana, pues se realizaban desde temprano muchos preparativos para la corrida.

Pintura de Rugendas, se ve un aviso invitando a la corrida de toros
Había para el publico, visita a los corrales para ver a los bravos toros, llamados "toros de la muerte" que eran doce. Asimismo, espectáculos de música, cantos, bailes. Luego el sabroso piqueo de viandas al mediodía y hasta la tarde.

Terminada la corrida, venia el paseo, en calesa las señoras, a pie los hombres, por la Alameda de los Descalzos, el Paseo de Aguas o la Alameda de Acho, esta ultima desaparecida entre 1920 y 1930.

Alameda de Acho, al fondo Monumento a Colón
 Apuntes del libro "Lima y lo Limeño" de Juan Manuel Ugarte Elespuru
Imagenes de Google Imagenes

3 comentarios:

Alonso dijo...

Hola David: Me gusto mucho la foto de la desaparecida Alameda de Acho. Al buscar info de esta alameda, trate de ir al link que escribieras en Noviembre del 2010: "www.limalaunica.com/2010/11/la-alameda-de-acho.html"; pero el site "limalaunica" direcciona a otra pagina que menciona que el dominio expiro. Como hago para ver tus articulos pasados como este de la Alameda de Acho? Salu2!

David Pino dijo...

Hola, solo agregándole la palabra "blogspot", ejemplo: www.limalaunica.blogspot.com/2010/11/la-alameda-de-acho.html

Alejandro dijo...

Breve pero bueno el recuerdo de las corridas de toros. Estoy dentro del grupo que no conocía de la Alameda de Acho. He asistido a muy buenas corridas con los mejores toreros de la época, desde cuando tenía 12 años de edad.